Champú Big de Lush


Mi primer champú sin siliconas fue de Lush. Sin ni siquiera saberlo, la compré porque empecé a interesarme más por la cosmética natural o artesanal, y entonces conocí Lush.



Lush. La marca.


Seguramente sepáis que esta tienda proviene de Inglaterra, y presumen de ser una empresa handmade. Es cierto que colaboran con bastantes proyectos, y que si son veganos y ecológicos,además que no testan en animales, pero no tanto como presumen, ya que muchos de sus productos contienen 3 kilos de sulfatos y bastantes perfumes sintéticos. Aún así es una marca que enamora en cuanto la conoces, y es raro que al menos uno de sus productos no te conquiste.

Hace no mucho estuve haciendo unas compras en una de sus tiendas situadas en el pleno centro de Madrid, concretamente donde se encuentra el Lush Spa, en la calle del Carmen.

Allí me dieron unas cuantas muestrecitas a alegir, y la chica que me atendió muy amable, me dió entre otras, este champú del que había oido hablar en varias ocasiones, pero que nunca había llegado a probar.

Os dejo aqui su página web para que podaís ver donde teneís el punto de venta más cercano, o si quereís hacer un pedido online:


A pesar de ser una muestra, me dió para 5 usos, así que os voy a dejar mis impresiones acerca del mismo.





BIG. El champú.


¿Qué nos cuenta la marca?


Un champú voluminizador hecho con algas y sal marina. La sal alza el pelo desde la raíz y le da cuerpo. El aceite de coco virgen extra suaviza la melena, mientras que el alga aserrada le proporciona un extra de proteínas. El limón y la lima ayudan a alisar la cutícula del pelo para que brille como nunca al permitir que la luz se refleje mejor. Usa una pequeña cantidad sobre el cabello mojado y trabájalo en la raíz hasta que salga espuma.



Es un champú que promete aportar volumen al cabello y suavizarlo a la vez, además de aportarle un brillo espectacular.




Ingredientes


Sal Marina Gruesa (Coarse Sea Salt), Sodium Laureth Sulfate (Sodium Laureth Sulfate), Infusión Fresca de Limón Orgánico (Citrus limonum), Agua Marina Fresca (Fresh Sea Water), Infusión de Alga Aserrada (Fucus serratus), Lauryl Betaine (Lauryl Betaine), Zumo Fresco de Lima Orgánica (Citrus aurantifolia), Aceite de Coco Virgen Extra (Cocos nucifera), Aceite de Nerolí (Citrus aurantium amara),Aceite de Mandarina (Citrus reticulata), Absoluto de Vainilla de Comercio Justo (Vanilla planifolia), Absoluto de Azahar (Citrus aurantium amara), *Limonene (*Limonene), Methyl Ionone (Methyl Ionone), Perfume (Perfume)






No están del todo mal, pero he de reconocer que a mi pelo no le benefician los sulfatos. He estado aproximadamente 3 meses sin utilizarlos y lo he notado una barbaridad, y a pesar de que los que lleva este champú no me han hecho que se me caiga más cabello, si es cierto que he notado que no me queda tan suave como con otros. 



 Sobre el uso: 


Al principio es un tanto extraño de usar por la textura granulada que tiene, ya que lo habitual es utilizar champú en un formato más liquido o directamente en pastilla. A pesar de ser una muestra me dió para cinco usos, os cuento como me fue en cada uno de ellos, anteponiendoos en la situación de que mi pelo es muy largo (me llega por la cintura), extremadamente seco, algo rizado (y digo algo porque se me estan quitando los rizos) y bastante fino, además que tengo poquita cantidad.



Primer uso:


De primeras te pega un buen olor a coco cuando lo abres, aunque mientras lo estás utilizando no se aprecia realmente.

La textura, es muy densa, con trozos de sal gorda. Cuando lo aplicas, enseguida hace muchisima espuma, pero la sal, se queda como dando vueltas por el pelo.

Limpia el pelo correctamente, haciendo bastante espuma, pero para mi gusto, me lo dejó bastante enredado, así que a pesar de que quería prescindir de acondicionador para ver los resultados reales, tenía demasiados nudos en mi pelo como para podermelo desenredar después, no me quedó más remedio que utilizar mascarilla, ya que además, se me había quedado aspero, seguramente debido a la sal.

Lo dejé secarse al aire, y se me quedó bastante feo la verdad, el rizo nada definido, cosa que con otros champús si me suele salir, algunos pelos alborotadillos, pero si algo de volumen. Al final no me quedó más remedio que plancharme el pelo porque no quedaba bonito, y abusar consecuentemente de calor termico y otros productos de fijación.



Segundo uso:


Sigo notando el mismo efecto. Hace muchísima espuma, con poca cantidad consigues lavar todo el pelo, y la sal se deshace rápido. No he podido tampoco prescindir de acondicionador/mascarilla, ya que la textura me sigue quedando demasiado aspera para lo que estoy acostumbrada con otros champús.

En este segundo lavado si he notado un mayor volumen, y el rizo bastante más definido, dejándolo secar al aire y sin ningún producto extra.

Tampoco he notado que se me caiga pelo ni nada en esta ocasión.


Tercer uso:

En esta ocasión lo he utilizado en el gimnasio, después de nadar. No he notado diferencias respecto a otros usos en cuanto a espuma y limpieza, pero si me ha resultado curioso que normalmente tras nadar suele caerse algun pelo de más en la ducha y con este champú no hubo ninguno.

Obviamente debido al cloro tampoco pude prescindir del acondicionador, pero en esta ocasión la textura del pelo era bastante mejor, creo que hay que darle tiempo a que el pelo se acostumbre.

Lo he secado un poco con secador, unicamente quitando la humedad, y dejando el resto secar al aire, he utilizado el protector de calor UniqOne, pero ningún producto de fijación ni difusor, y el volumen si es algo mayor, y se ha quedado bastante el rizo.



Cuarto uso:


Lo he vuelto a utilizar en casa. Sigue sin terminar de convencerme la sal en trozos tan gordos, ya que a veces sale alguno que se queda dando vueltas por el pelo.

En esta ocasión he querido probarlo utilizando un prelavado de aceite de coco en las puntas. Lo ha retirado correctamente y el pelo se ha quedado como en las dos ocasiones anteriores.

Tampoco he prescindido de acondicionador en esta ocasión ya que en algunas zonas quedaba algún nudo, pero nada que ver con el tacto de los primeros usos.

He vuelto a utilizar el UniqOne como protector del calor, ya que necesitaba secarme el pelo en esta ocasión y noto un volumen bastante mayor que cuando utilizo otros champús, pero tampoco es demasiado significativo.

Algo que no me termina de gustar, es que desde que lo estoy utilizando noto como picores en ciertas zonas de la cabeza, e incluso tras este cuarto lavado he notado que tengo algunas ronchas en el cuello, sospecho que alguno de los componentes me da alergia.

Comprobaremos el quinto y último uso.




Quinto uso:


En este último uso, lo he utilizado como segundo champú para retirar un prelavado completo de aceite de coco. En el primer lavado he utilizado el de siempre, y en el segundo, este. El resultado ha sido el mismo que en las primeras ocasiones, no se queda del todo bien, y es difícil prescindir del uso de una mascarilla.

El pelo al secarse si ha tenido un buen volumen.






Conclusión:


Creo que este champú definitivamente no es para mi. Me alegro de haber probado una muestra y haberme ahorrado los 16.50€ que cuesta, por 330 gramos de producto.

En la web tiene una cantidad de opiniones estupendas, por lo que para otros cabellos totalmente diferentes al mio debe ir genial, pero creo que en Lush están un poco equivocados con el tema de que la sal beneficia a los cabellos finos como el mio, ya que no es la primera vez que me recomiendan un champú que la contiene por aquello de voluminizar. Precisamente, si tengo el pelo fino y SECO y me das algo que me reseca más, a la larga este producto me va a ir mal, o no me va a hacer lo que realmente supone que hace. 

No considero que sea un mal producto, porque muchas personas repiten una y otra vez, pero desde luego si vuestro pelo es fino y seco, podéis ahorraros el dinero.

Y tu, cuéntame, ¿has probado este u otro champú de Lush?



Nota: Las fotografias sin mi dirección web son tomadas de la web oficial de Lush España.