Agua de arroz fermentada para el rostro

En esta ocasión os traigo una receta muy especial, el agua fermentada de arroz que utilizo para mi piel a modo de tónico facial desde casi un año.

Y es que el agua de arroz contiene entre otras cosas inositol que tiene la capacidad de estimular el flujo sanguíneo, disminuyendo los poros abiertos y signos iniciales de la edad.



Además protege la piel de los daños solares, inflamaciones...y contiene minerales, vitaminas y antioxidantes, sirviendo para todo tipo de pieles.




En otras ocasiones os he hablado del agua de arroz en el blog, os dejo a continuación los post:



Como hacer agua fermentada de arroz:

1. Tenemos 2  opciones, utilizar el agua restante de cocer arroz blanco que hagamos para comer o usar arroz en exclusiva para ello, ese caso, coceremos media taza de arroz en un litro de agua.

El arroz restante lo podremos usar triturado a modo de mascarilla natural, bien para la piel o el pelo.

2. El agua estará lista cuando el arroz esté cocido (el tiempo dependerá del arroz escogido para la receta)

3. Reservamos el agua hasta que enfríe.

4. Cuando esté el agua fría, la pondremos en un recipiente esterilizado.

5. Añadiremos 1 cucharadita de la hierba escogida. Yo utilizaré hibisco en esta preparación. 







Del hibisco también os hablé anteriormente, os dejo a continuación el post:


Se pueden usar otros ingredientes para este cometido, atendiendo a las necesidades de nuestra piel. Algunos ejemplos que funcionan muy bien son el té verde o la menta para pieles grasas, la manzanilla, camomila y la caléndula para las pieles sensibles o la rosa para las más maduras. Incluso se pueden combinar varias o ir alternándolas según nuestras necesidades.







6. Lo dejamos reposar de 1 a 2 semanas en la nevera, y pasado este tiempo lo filtramos, y listo para utilizar.


Una vez listo, se usa como tónico normal. se puede usar con un disco de algodón o directamente con aplicado con las manos, con ligeras presiones hasta que se absorba.


 Dura aproximadamente 2 semanas en la nevera, pero es posible que dure más tiempo. Personalmente cuando llega a ese punto, si veo que aún dura lo gasto con alguna de las recetas caseras de aquí del blog, a modo de fase acuosa.


Funciona tan bien esta receta, y resulta tan económica que llevo un año usándola cada día en mi rutina de día y de noche, salvo si he estado fuera de mi casa. Cosa que según las circunstancias, no ha sido muy habitual jejeje.




Comentarios