Macerados en caliente

 Hoy os traigo como preparar macerados u oleatos mediante preparado en caliente, es un método recomendable para extraer las propiedades de ingredientes que tengan agua en su interior, como cáscaras de frutas, o sean más duros, como por ejemplo, raíces, como puede ser el jengibre.

También es útil para ingredientes que necesitemos obtener más rápido, y no podamos esperar los 40 días del proceso en frío.






Ya hace tiempo os compartí como realizarlos correctamente mediante el proceso en frío:


Oleato en frío


En esta ocasión, para explicaros el proceso, lo haré con un oleato de café, más conocido como "aceite de café". Es un aceite que suelo hacer tanto en frío como en caliente, pero que me gusta más en caliente, ya que como yo aprovecho el poso del café que tomo en casa, puede quedar algo de agua en el mismo, y de esta forma, evito la posible formación de moho en el tiempo de espera de 40 días, y además noto que el aceite obtenido tiene más olor y color a café que el realizado simplemente en frío.


Como siempre, tenéis la información disponible en formato video de mi canal de Youtube que os dejo a continuación.





Como hacer macerados en caliente

Necesitaremos el ingrediente a macerar y un aceite o varios. 

Si usamos ingredientes de grado alimentario, perfectamente puede ser consumido, por ejemplo ajos y aceite de oliva.

Para mi demostración usaré:

  • 1 taza de poso de café
  • 250 ml de aceite
  • Una olla  (normal o de cocción lenta)
  • 1 taza de agua
  • 1 recipiente con tapa resistente al calor.



  1. Pondremos la olla en el fuego con el agua.
  2. Mientras se calienta el agua mezclaremos el ingrediente, café en mi caso con el aceite, impregnándolo completamente.
  3. Taparemos el recipiente y lo pondremos dentro de la olla
  4. Dejaremos el fuego a media temperatura.
  5. Dejar en el fuego de 1 h. a 2h. Depende de la dureza del ingrediente a macerar.



Es importante que el agua nunca entre en el recipiente, y que esta no llegue a hervir.




  1. Pasado este tiempo, lo retiramos del fuego
  2. Dejamos reposar el macerado hasta el día siguiente en el mismo envase de haberlo hecho.
  3. Lo colamos con un colador fino o una gasa.



El poso resultante se puede añadir a otras preparaciones, como mascarillas, jabones, o exfoliantes, en el caso del aceite de hoy, lo utilizo como exfoliante corporal según la siguiente receta:





Próximamente os iré compartiendo más recetas en las que podremos usar macerados tanto en caliente como en frío.


Comentarios