25 Tips Zero Waste

Ya os hablé anteriormente del movimiento Zero Waste o Residuo Cero, aquí en el blog. En la primera entrada, la cual podeís ver a continuación:

Zero Waste, como empezar





Como en cada post, tenéis la entrada en formato vídeo de mi canal de Youtube por si queréis verme por ahí.



Este movimiento, o modo de vida, persigue el pasar nuestra existencia sin generar residuo alguno, o al menos, reducir nuestra huella lo máximo posible. En ciertas culturas es complicado, pero no imposible, y siempre podemos hacer más cosas de las que creemos y que son muy sencillas, y apenas nos complican la vida.

En este post, os voy a compartir 25 cosas, que yo hago en mi vida cotidiana y que estoy segura que también puedes incorporar a la tuya.



1.  Estoy reduciendo todos mis productos cosméticos y de maquillaje.

 Este proceso lo estáis viendo desde hace tiempo en los post de Productos Terminados y Project Pan.

La idea es no comprar nada de lo que ya tengo en casa, pensar antes de comprar cualquier cosa, y sobre todo sustituirlos cuando sea necesario por otros más sostenibles, ya sean productos caseros, ecológicos, sólidos o en formatos biodegradables.


2. Siempre llevo una bolsa en el bolso o en la mochila.






Así en el caso de necesitar comprar algo en algún momento, no necesito usar una plástica. Esta bolsa plegada no ocupa nada, la llevo dentro de mi neceser.








3. Llevo mi propia botella de agua rellenable y la de mi hijo.



De esta forma. si me entra sed no tengo que comprar una botella de agua de plástico, o una lata de refresco llena de azúcar y puedo rellenarla en cualquier fuente, ya que en Madrid, el agua del grifo corriente es de buena calidad.






4. Si tengo que comer en el trabajo, me llevo mi comida en un tupper.

He tenido muchas épocas de mi vida en las que he tenido horario partido y por tiempo me era imposible comer en casa, así que tenía que comer fuera, así que he intentado organizarme para llevar siempre mi comida ya preparada desde casa en mi recipiente. Si tenía opción de calentarlo podía llevarme muchas cosas, pero en otras ocasiones me tenía que conformar con ensaladas, bastantes completas por cierto, de las que llevo el aderezo aparte en un pequeño tarrito, o quizás un sandwich o bocadillo que llevo en otro tupper especial para ello.

Si no me es posible, intento comer de la forma más sostenible posible, es decir, evitando la comida precocinada y comidas rápidas. Hay muchas opciones.

Tengo un par de ellos de cristal de la firma Luminarc, tamaño ración, y otro con separadores dependiendo de lo que vaya a comer y si puedo calentarlo donde coma o no. También tengo para llevar sándwich o bocadillos, y no usar así film y papel aluminio que es altamente contaminante.







5. He dejado de comprar ropa (y cosmética) por impulso.

Sólo compro lo que necesite e intento que sea de calidad y materiales sostenibles,  para que dure.


6. Procuro comprar siempre en pequeño comercio. 

De esta forma, se fomenta la economía de personas autónomas que están generando empleo, y un barrio que tenga vida, y no contribuimos a que el dinero solo lo tengan unos pocos. 

Además, esa sensación de confianza de que siempre te atienda la misma persona, creo que es algo que se está perdiendo. 

Sólo compro en las grandes superficies lo que no encuentro en otros comercios.

7.Voy al mercado con mis propios tupper.

Acudo a la carnicería, charcutería y pescaderia. De esta forma elimino las bandejas de plástico, y porespan que son altamente contaminantes y dificiles de reciclar,  las bolsas de un sólo uso que suelen usar para guardarlo, y los papeles cubiertos de film, además que mi compra va directamente del carro al frigorífico sin olores, posibles fugas de líquidos y conservada perfectamente.

Nunca me han puesto problemas, todo lo contrario, y además he servido de ejemplo para muchos otros clientes.

 La primera vez puede que te dé vergüenza, pero al final ya hasta te los piden los dependientes y hasta saben cuales les gustan para que cosa.



Aquí, esta mi bolsa de tuppers de la compra. Son los de tamaño más grande y los tengo apartados para esto. Son herencia de mi abuela, que tenía un montón en su casa, así que cuando se vayan estropeando los cambiaré por los que os enseño a continuación:








De este estilo ya tengo alguno y me gustan mucho para calentar, porque algunos alimentos, como los muslos de pollo a veces los aso directamente ahí.







Estos me parecen muy prácticos para llevarlos plegados en la cesta y para guardarlos cuando no se estén utilizando.

Pero esto será a futuro, ya que una de las claves de este movimiento, es utilizar antes de comprar nada, todo lo que tenemos por casa.



8. La fruta y el congelado las compro a granel.

En algunas ciudades hay supermercados, mercados y  tiendas de congelado a granel. A ellas llevo mis bolsas de silicona reutilizables.



La fruta, igualmente la compro a granel en mi frutería de confianza, o en el mercado, y llevo mis propias bolsas. Nunca he tenido problemas.







Hay gente que reutiliza las de la propia fruta que nos venden metiendoles un cordón o se fabrica algunas de algodón, hay de muchos tipos y son fáciles de encontrar.

 A mi estas me gustan porque dejan ver lo que hay dentro pero no tienen agujeros, por lo que también me sirven para frutos secos pequeños o legumbres. Lo ideal es que sean de algodón, las que veis son de material sintético, y no me dí cuenta al comprarlas, y a la larga sueltan microplasticos cuando se lavan.



9. Legumbres, pastas, cereales, frutos secos, café y té en tiendas a granel.

A estas tiendas suelo ir directamente con mis tarros, y así compro la cantidad que quiero. En estas tiendas te taran el envase, y luego te restan ese peso de lo que has comprado.

A veces también voy con las bolsas que os he enseñado en el punto anterior para algunas cosas, o incluso para las harinas, suelo llevarme las bolsas del pan que reutilizo una y otra vez para este fin, hasta que se acaban rompiendo.

Esto lo hago cuando tengo que comprar muchas cosas, y  si son muchos tarros de cristal al final la compra pesa mucho.

Hay cosas que no las encuentro a granel, entonces las compro en vidrio, papel o aluminio. Pero siempre intento evitar el plástico y hasta ahora lo consigo.

Reconozco que no en todas las ciudades y pueblos hay tiendas de este estilo y que muchas son estilo gourmet, y sus precios bastante excesivos, (por suerte no es así en las que yo  compro), pero las legumbres por ejemplo, si podemos encontrarlas fácilmente en fruterías o charcuterías.



10. Hago yogurt casero.

En casa consumimos mucho yogurt, y aunque hay opción de comprarlo en cristal, nos sale más rentable hacerlo casero.

Simplemente necesitas un primer yogurt que haga de cepa y un litro de leche. También se puede realizar con fermentos, pero aún no me he aventurado en ese mundo.




El tarro que veís es uno de los 3 que aún quedaban en casa de mi madre, de una yogurtera que ella tuvo hace muchos años.

 Habitualmente las yogurteras vienen con sus propios tarros, pero podeís usar vasos pequeños, tazas, o los propios envases de los yogures de cristal como estoy haciendo yo actualmente.

Aún así, venden tarros específicos para eso, pero estoy segura de que tenéis cosas en casa que pueden haceros la misma función.


Hay muchos tutoriales en internet, y si lo consumís habitualmente es una forma de obtenerlo de buena calidad.

Además se puede realizar bebible, de sabores....las opciones son infinitas. Algún día os hablaré mas de ello, aunque soy solo una principiante.



11. No compramos nada que venga en brick. 

Como os conté en el post anterior, el brick realmente no se recicla, porque su proceso es muy costoso, y la única planta recicladora que se dedicaba a ello en España quebró. Hasta donde sé los importan a Malasia, y allí tampoco se reciclan correctamente, la información que tengo es que los incineran, y esto lo unico que hace es vertir un montón de gases toxicos a la atmosfera.

Siempre busco una alternativa al brick, la leche la compro en botella, las salsas tipo tomate frito, en lata o vidrio, o directamente lo hago en casa en bastante cantidad, y luego congelo para tener durante un tiempo...hay muchas opciones antes de recurrir a ello.


12. No comemos ultraprocesados. 

Siguiendo la línea de la vida sana y del Realfooding, los ultraprocesados como norma, vienen siempre envueltos en plástico de un sólo uso, repletos de materias primas de mala calidad, que no son beneficiosas ni para tu salud, ni para el planeta, así que realmente no consumirlos es un doble beneficio.




13. Ya no uso film plástico ni papel de aluminio.

Hay muchas alternativas para congelar los alimentos. Los tupper, las bolsas de silicona que os enseñaba anteriormente... hay gente que utiliza los Bee Wrap y hablan muy bien de ellos. 

Yo hasta ahora estoy reutilizando algunas bolsas para congelar que ya tenía en casa, las lavo cuando saco el contenido y las uso una y otra vez hasta que se estropeen. También aprovecho algunas que tenía de comprar fruta o cosas similares antes de ser consciente de este tema. Cualquier bolsa con cierre zip que llegue a mi casa también es susceptible de ser usada para este fin. 

Para congelar piezas individuales, les ato una goma o pongo una pinza entre medias, y aprovecho así el espacio en la misma bolsa, pero no se quedan "pegados" entre sí y puedo sacarlos de uno en uno si lo necesito. 



14. Reutilizo todos los tupper, tarros, y latas, que han entrado en mi casa



Arriba os enseñaba este tarro que utilizo para ir a la compra a granel, suelo usarlo para las legumbres.  Como veis originalmente era de este Mix de Aceitunas que venden en Mercadona. Tengo 3 de ellos y quedan genial en la despensa.







Otro ejemplo son los tupper de la comida china, que para congelar una sola racción de comida vienen muy bien, porque los sacas un rato del congelador, y como son blandos, se despega la comida sola de las paredes.

Algunos los uso para la comida de los gatos cuando nos vamos de fines de semana, sobretodo los que estaban ya sin tapa.

Para cosmetica casera también los he utilizado mucho, como la henna o mascarillas caseras que quiero congelar para que no se estropeen.

Obviamente los tengo diferenciados en función de para que los utilice, con una marca en la tapa y en la base, no vaya a ser que nos liemos.


Los tarros de vidrio, de mermeladas, salsas y similares, son muy utiles para congelar o guardar cremas, purés, salsas y caldos sin ocupar apenas espacio en la nevera y poderlo descongelar facilmente después al baño María o al microondas.  Yo suelo hacerlo mucho para hacer comida en cantidad de ese estilo y tener para varias veces. Los Meal Prep que se llaman ahora.

15. Pañales de tela + toallitas lavables




Además de ser más ecológico para el planeta, ya que un pañal deshechable, tarda la friolera de 200 años mínimo en desaparecer, contiene cloros, y plásticos que no dejan transpirar la piel de los bebés, y muchas veces eso les provoca irritaciones y dermatitis.

A la larga, te ahorras mucho dinero, porque los usas una y otra vez, solo tienes que lavarlos, y cuando encuentras una rutina adecuada, ni te enteras. Yo pongo una lavadora de pañales cada 3 días, y en lo que he terminado de cenar y recoger la cocina, están listos para tenderse. 

Para mi son todo ventajas, a pesar de la inversión inicial. Os invito a informaros sobre el tema.
                        

Personalmente tengo un pack de inicio de Pop-in y luego me hice con otros diferentes de otras marcas que compre por Wallapop, y es que en este mundo del "pañaleo" lo más habitual es que se utilicen de "segundo culito". 







Por inercia, tampoco usamos toallitas deshechables, únicamente cuando estamos fuera de casa, así que los paquetes me duran siglos.  Usamos toallitas lavables de tela.

Las que utilizo son de la marca que os enseño a continuación, pero cualquier tela de algodón, pijama o camiseta vieja, toalla de bidé o incluso muselinas, os hacen la misma función. Luego simplemente se lavan junto con los pañales.







Si os interesa este tema os puedo hablar en otro post sobre mi experiencia con los pañales de tela.


16. Copa menstrual + compresas de tela



Hay mucha información sobre este tema ya online, y personalmente me parece una maravilla. Es limpio, no huele y te olvidas de ello durante horas, además del dineral que te ahorras.




Las compresas de tela únicamente las uso para los últimos días en los que apenas mancho nada, pero normalmente con la copa me va bien.






17. Utilizamos servilletas de tela.




Utilizamos una cada día, y simplemente las lavamos con la colada de la casa. No hace falta plancharlas si las tiendes estiradas.

Hay personas que se las hacen ellos mismos, aprovechando sabanas o camisetas viejas. Yo actualmente utilizo las que tenía en casa ya, pero es una opción para reutilizar si eres mañoso, simplemente con hacerle un pespunte a cualquier trozo de tela que te guste.

Se pueden comprar en cualquier sitio o encargar a artesanos que se ganan la vida con ello.


18. Utilizo pañuelos de tela. 





Los de toda la vida vaya. Quizás si no tengo suficientes si hago uso de los de tirar, pero desde que he vuelto a usar estos, no se me pela la nariz durante periodos de alergias y resfriados.




19. Hago mi propio jabón de limpieza y cosmético.

Os enseñé hace tiempo como hacía mi jabón de limpieza aquí en el blog:

  Mi receta de jabón casero



También hago jabón cosmético, para el cuerpo, el rostro y el pelo, pero las formulaciones son muy diferentes del que os he compartido arriba.




  Estos que os enseño, son de aloe vera, zanahoria y avena. Algún día tengo que subir como los hago.



20. Productos de limpieza a granel o caseros.

Muchos productos de limpieza se pueden sustituir con vinagre, bicarbonato, percarbonato y jabón de Castilla, pero hay otras cosas que sigo necesitando comprar, ese tipo de productos, los compro en tiendas de limpieza a granel, en las que vas con tu envase y lo rellenas con el producto que necesites.

Es una opción muy buena para las personas que estén acostumbrados a los productos comerciales, además como norma, suelen ser productos ecológicos.



Este envase por ejemplo, es el jabón que utilizo para lavar los pañales de tela, ya que no se recomienda usar suavizantes en ellos, vinagre ni jabones echos a base de aceites porque se pueden estropear las telas. Con este salen impolutos. A veces también lo utilizo en la ropa blanca.



21. Reutilizo el papel de regalo 

Es algo que ya hacía mi madre cuando yo era pequeña. Lo suelo reutilizar, si esta bien, para otros regalos, o envolver los jabones caseros que hago.También son útiles para forrar cosas que queremos proteger si están muy arrugados.








 Igualmente, siempre intento envolverlas cosas de forma sostenible, utilizando papeles bonitos o incluso papel kraft con alguna decoración simple. 


La imaginación es el limite, pero hay muchas ideas por internet, especialmente en Pinterest para esto. 







21. Reutilizo apuntes antiguos o folios de cartas.

Principalmente para nuevos apuntes, si los folios están mal, doblados o son trozos pequeños, los dejo para anotar la lista de la compra, o cosas en sucio que necesite anotar.

Tengo una cesta tamaño folio en la que voy dejando esas hojas según aparecen con una cara aún libre, y si los que tienen un trozo pequeño, los parto en cuartos, y los guardo en una caja más grande en la cocina.




23. Aprovecho el agua de la ducha.

El agua fría que sale en la ducha hasta que llega la caliente, no la tiro por el desagüe, la echo en un cubo y lo utilizo para fregar la casa después.


24. También lo hago con la del AACC y Secadora.

Aunque intento usarlos lo menos posible, mi aparato de aire, hace las veces de calefacción en mi casa (es triple A), y no tengo opción de tender en el exterior, así que ciertas prendas no me queda más remedio que secarlas en la secadora, porque si no llegan incluso a oler mal.


A veces,el agua que generan estos electrodomésticos,  la uso para fregar, o para hacer jabón o cosmética casera, ya que el agua del aire acondicionado y secadora, son agua destilada.  para fregar o hacer jabón.


25. No utilizo agendas


Tras años de comprar agendas de diferentes tipos, utilizar las que regalan con promociones, e incluso probar varias aplicaciones y formatos digitales, al final, he optado que la mejor opción para mi es el  bullet journal en cualquier cuaderno o libreta que tenga por casa.

Actualmente estoy reutilizando algunas libretas bonitas que tengo por casa que me han regalado en diferentes ocasiones, ya que en general soy muy fan de los productos de papeleria, cosa que dejé de comprar hace tiempo también por el mismo motivo, pero cuando se terminen, seguramente los haga con papel reutilizado.







Estas, son algunas de las cosas, pero próximamente os iré compartiendo algunos hábitos más concretos en función de lovque os pueda interesar.




Cuéntame, ¿Que haces tu para proteger el Medio Ambiente?

Comentarios

  1. ¡Me han encantado tus trucos! Algunos sí que los sigo (siempre con mi bolsa reutilizable y mi botella de agua encima) pero muchos otros ni idea. Que original el ir a la plaza con los tupper, pero super util. Y los envoltorios de regalo quedan perfectos, ¿Para que más?
    Gracias por las ideas
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayan resultado útiles, ojalá que quieras implementar algunos y por supuesto compartirlos para que cada vez seamos más.

      Besitos!

      Eliminar
  2. ¡Gracias por compartir nuevas ideas! Yo reciclo siempre y jamás compro bolsas en el super :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Es importante reciclar, pero no es la solución, como digo en el post, el primer paso es reducir todo lo posible, y lo que no se pueda evitar, pues lo reciclaremos correctamente.

      Besitos!

      Eliminar

Publicar un comentario

No dejes tu link en los comentarios. Visito todos los blogs que me comentan, y puedo acceder desde tu perfil. Gracias.

Borraré todos los comentarios que contengan link.