Rewiew champú sólido Seanik de LUSH

Mi primer champú sin siliconas que compré fue esta pastilla de Lush. Sin ni siquiera saberlo, la compré porque empecé a interesarme más por la cosmética natural o artesanal, y entonces conocí Lush. Seguramente sepáis que esta tienda proviene de Inglaterra, y presumen de ser una empresa handmade. Es cierto que colaboran con bastantes proyectos, y que si son veganos y ecológicos,además que no testan en animales,  pero no tanto como presumen, ya que muchos de sus productos contienen 3 kilos de sulfatos y bastantes perfumes sintéticos. Aún así es una marca que enamora en cuanto la conoces, y es raro que al menos uno de sus productos no te conquiste.

Este no fue el primero de los productos que probé de ellos, ni el primero de sus champús, ya que anteriormente probé el ya retirado Cocomania, del que me dieron una muestra en la tienda de la Calle Fuencarral, en Madrid, donde suelo comprar.

Si sois habituales de sus productos, sabréis que sacan packs para navidades, el día de la madre, San Valentín...y que cuando pasan las fechas para los que están indicados, si queda alguno bajan mucho de precio, iba a reponer varias cosas, cuando en uno de esos packs, venían la mayoría de las cosas que necesitaba, así que me lo llevé.

En su interior venia este champú del que os voy a hablar a continuación.


Lush nos habla así de este champú solido:





Gracias a las algas, la sal marina y el limón, esta pastilla de champú consigue que tu cabello adquiera brillo y volumen además de un embriagador aroma a verano. Para darle fuerza a tu pelo, hemos combinado el aporte protéico de las algas japonesas nori con gel de musgo de Irlanda (extraído de algas rojas) y fina sal de mar. El aceite del limón hace que tu cabello brille, mientras que los aceites esenciales a base de mimosa, jazmín y azahar aportan un aroma tropical y cautivador.

-Frota el pelo mojado con la barrita.
- Masajea con los dedos tu pelo lleno de espuma y reactiva tu cuero cabelludo.
- Aclara bien y aplica acondicionador si lo necesitas.



Por el precio de 8.95 €, nos podemos llevar una pastilla de 55 gramos. De primeras parece caro, pero realmente sale muy barato si echamos cuentas de la cantidad de lavados que salen de una sola pastilla.  En Lush nos prometen entre 80-100 lavados por pastilla, y a no ser que se te cuele por el desagüe (que fué lo que me pasó a mi con la primera) o seas una persona despistada y te lo dejes en la ducha y se deshaga...es totalmente cierto.



INGREDIENTES

Sodium Lauryl Sulfate (Sodium Lauryl Sulfate), Gel de Musgo de Irlanda (Chondrus crispus), Perfume (Perfume), Alga Nori (Algae), Sal Marina Fina (Fine Sea Salt),Aceite de Limón (Citrus limonum), Absoluto de Mimosa (Acacia decurrens),Absoluto de Azahar (Citrus aurantium amara), Absoluto de Jazmín (Jasminum grandiflorum), Sodium Cocoamphoacetate, *Limonene (*Limonene), Color 42090 (Colour 42090)


Como veís en primer lugar encontramos el sulfato bien presente, tiene bastante cantidad de él y es lo más en contra del champú y el porque deje de usarlo.

Llegué a comprar 3 pastillas de este champú, ya que era el más indicado para mi tipo de pelo, y comprando 2 te regalaban una latita para guardarlo.

Al principio el pelo se queda espectacular, y si vienes de usar champús de siliconas, son los mejores champús para hacer el cambio, el problema es cuando el pelo se acostumbra a las no siliconas. Se empieza a resecar. Se reseca muchisimo, a mi me llego a dar picores en el cuero cabelludo incluso de lo sensibilizado que lo deja.

Creo que en este punto (de hecho si mirais un poco por el foro de la página vereis que la mayor parte de las quejas vienen por esto), Lush deberia replantearse el eliminar los sulfatos o bien usar unos menos agresivos, ya que por ejemplo la tercera pastilla aún la tengo guardada en el baño. Actualmente no lo uso como champú de diario, lo he relegado a un uso muy practico con el que me ahorro tener que aclararme el pelo 800 veces. Lo uso cuando me realizo las mascarillas de prelavado con aceites. Es lo mejor que he probado, con un lavado sale absolutamente todo y queda el cabello como queremos, suave gracias a los aceites y limpio gracias al champú.


Como champú de arrastre es estupendo desde luego, pero para uso cotidiano no lo recomiendo, al menos cuando uno ya ha conseguido dejar las siliconas, ya que como digo acaba sensibilizando o resecando demasiado el pelo, y no sólo me ha ocurrido a mi.

¿Repetiria con él? Probablemente si, ya que en cuanto termine todos los champús que tengo en casa queiro empezar con los sin sulfatos, a ver si mejora mi cabello aún más, pero sinceramente, tengo mis dudas que estos al ser tan suaves arrastren correctamente las mascarillas de prelavado, aparte de que no me apetece lavarme 80 veces el pelo con un champú caro para eliminarlo, cuando este, en formato pastilla resulta muy cómodo para guardarlo, y sé que con una, saca todo.

Besitos!

Aviso: Las imagenes son originarias de la web Lush.es

Comentarios

  1. Pues al fin yo encontré una tienda lush y a ver si puedo hacerme con algo de esto.

    Por cierto te sigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que engancha!

      Besitos de caramelo

      Eliminar

Publicar un comentario

No dejes tu link en los comentarios. Visito todos los blogs que me comentan, y puedo acceder desde tu perfil. Gracias.

Borraré todos los comentarios que contengan link.